Muchas veces los proyectos inmobiliarios se encuentran con trabas que atentan contra su normal desenvolvimiento y ejecución. Es por eso que es primordial tener en cuenta cuáles son los factores que pueden significar verdaderos inconvenientes y tomar los recaudos necesarios para evitarlos.

Para poner claridad en el asunto, tuvimos una charla con Pablo Cofano, CEO de Roma Management inmobiliario, y de la misma pudimos extraer los 5 errores más comunes que cometen los desarrolladores inmobiliarios.

  1. Restricciones legales del terreno adquirido. Siempre se debe analizar de manera minuciosa y con un equipo de especialistas cuáles son las características de la tierra y las limitaciones de la zona en relación a la construcción. Apurarse a tomar una decisión puede implicar un gran problema. Se recomienda estudiar en profundidad los siguientes factores: visibilidad, zonas aledañas, seguridad, acceso, topografía, condiciones del subsuelo, infraestructura existente, ubicación, entre muchos otros.
  1. Realizar mal los cálculos del costo del proyecto. Al encarar un desarrollo deben evaluarse los riesgos y amenazas tanto del predio como de las condiciones del mercado, sólo de esta manera se podrá arribar a un número lo más certero posible. La ansiedad por concretar nuestras ideas puede conducirnos a un optimismo exacerbado que nos aleje de la realidad.
  1. Deficiente determinación del target. Un punto primordial es, sin dudas, definir correctamente la audiencia a la cual se dirige el proyecto. Para ello necesitamos tener en claro variables de diferente índole, analizando cuestiones que vayan más allá de los datos duros. Resulta pertinente saber qué busca ese segmento, cuáles pueden ser aspectos positivos y cuáles no. Si bien este ítem puede parecer obvio, se trata de una equivocación muy frecuente en el rubro.
  1. Carencia de ventaja diferencial. En la actualidad existe gran cantidad de proyectos que ofrecen posibilidad de vivienda, pero no todos ellos presentan verdaderos valores agregados. Cada vez más, la audiencia se inclina por propuestas diferenciales en detrimento de los productos inmobiliarios estandarizados. Contar con un concepto sólido, puede influir de manera significativa en el éxito de las ventas.
  1. Fallas en la comunicación. Una buena estrategia de comunicación implica el desarrollo de argumentos precisos y creíbles, se debe apuntar a generar una fuerte identificación con la audiencia. Y no olvidemos que el aspecto publicitario siempre debe ir acompañado de profesionales idóneos que tengan la capacidad de “vender” el proyecto. Si bien la tecnología facilita muchas cuestiones, el contacto personal resulta irremplazable.

Estos son algunos de los consejos que Cofano puede compartirnos, a raíz de experiencias y aprendizajes que fue incorporando a lo largo de su carrera.

Por Pablo Cofano – CEO & Founder – ROMA Management