Por Pablo Cofano – CEO & Founder – ROMA Management

No resulta ninguna novedad que la población a nivel mundial está envejeciendo. Este fenómeno se debe al notorio crecimiento en la expectativa de vida y a la clara disminución en la tasa de natalidad. Si bien en nuestro país todavía no es tan evidente la tendencia, la misma quedará expuesta en un plazo no muy lejano.

Por esta razón, los asilos o casas de retiro se perfilan como un excelente negocio inmobiliario de cara al futuro. Al hablar con Pablo Cofano, CEO de Roma Management Inmobiliario, plantea que la tercera edad es un segmento al cual no se le está prestando atención adecuada. Sostiene que concentrarnos en esta audiencia, no sólo significaría una excelente inversión sino que además implicaría un gran aporte a la sociedad. Asegura: “Tenemos muy arraigado el concepto de que los asilos son sitios grises, tristes. Los visualizamos como lugares en donde la gente mayor sólo se dedica a pasar sus horas, sin ningún tipo de incentivo o motivación. Para cambiar este paradigma, necesitamos preguntarnos qué busca este sector, cuáles son sus gustos, qué lo motiva. A partir de ahí, podremos generar propuestas que signifiquen diferenciales tangibles. Además, debemos considerar que no todas las personas llegan a una edad avanzada en las mismas condiciones de salud y que es imprescindible comenzar a segmentar los proyectos de acuerdo a los diversos nichos del mercado.”

Cofano nos habla de diferentes tipos de proyectos en relación al rubro:

  1. Comunidad activa. Orientado a personas retiradas llenas de energía e intereses que buscan interactuar con sus pares. Quieren divertirse, pasarla bien y relajarse en esta etapa de la vida en donde el trabajo deja de ser una preocupación. Desarrollos con amenities de calidad, acompañados de una variada propuesta de actividades físicas e intelectuales resulta la mejor opción para responder a esta demanda insatisfecha.
  2. Comunidad con servicios extras. Existe otro sector que, si bien puede presentarse activo, requiere de mayor atención. En este tipo de proyecto, además de las características de la primera propuesta, se le sumarían las prestaciones médicas pero sólo como servicios extras.
  3. Comunidad con asistencia. En este caso, el servicio de medicina y enfermería ya estaría incluido dentro de las prestaciones e instalaciones del complejo.

Realizando esta diferenciación, se podría abarcar un segmento mucho más amplio, respondiendo a una demanda insatisfecha. El eje consistiría en comprometerse con el sector y desarrollar propuestas superadoras a las actuales. Una vez más, queda en evidencia que los buenos negocios inmobiliarios pueden y deben realizar significativos aportes a la sociedad.