Dos proyectos inmobiliarios que tienen una impronta sustentable cuentan la motivación que hay detrás de esta tendencia.

Son proyectos en donde lo la ecología gana protagonismo.

Cada vez más hay más interés por los barrios sustentables que consumen lo que producen, ya sea energía o alimentos. Alineados a pilares de autoabastecimiento, desarrolladoras inmobiliarias buscan acompañar el cambio cultural que tiene como protagonista el cuidado del medio ambiente y el autoabastecimiento.

Comunidad Evolutiva

El proyecto Comunidad Evolutiva nació bajo esta impronta. Está situado en Pueblo Esther, al sur de la ciudad de Rosario y promueve el triple impacto sostenible: económico, ecológico y social. “Planteamos un proyecto en donde se destinan espacios para huertas comunitarias y trabajo colaborativo, fomentando la producción y consumo responsable”, contó Pablo Cofano, CEO de Roma Management Inmobiliario, una de las empresas socias del proyecto. El ejecutivo insistió en que están dadas las condiciones para que el barrio pueda autoabastecerse y “generar una verdadera microeconomía interna”.

De acuerdo a Cofano, el barrio prioriza el entorno natural por sobre lo comercial o estético. “Es un proyecto en donde la ecología gana protagonismo y todas las ideas giran en torno a potenciar los recursos de manera sustentable”, indicó a Agrofy News.

El barrio abarca 28 hectáreas y contempla 417 lotes. “Tenemos lotes verdes, que se encuentran bajo indicadores urbanísticos sustentables, que están destinados a establecer pautas y características constructivas sostenibles y tecnológicas para las viviendas”, resaltó Cofano. Según explicó, las pautas incluyen la recolección de agua, paneles fotovoltaicos, y la recolección y separación de desechos. Además, frente a estos lotes se ubican huertas urbanas equipadas con invernaderos y pérgolas destinados a generar ferias temporales para la comercialización de la producción.

Cofano contó que hubo gran aceptación del barrio por parte de la comunidad. “Como sociedad estamos evolucionando y tomando mayor conciencia de la necesidad de hacer un cambio radical en nuestra forma de pensar y actuar. El planeta nos está demostrando que muchas prácticas están quedando obsoletas y que se requiere la implementación de nuevas ideas alineadas con la sustentabilidad y cuidado del medio ambiente”, completó.

Barrio Green

Otro de los proyectos que tienen una fuerte impronta ecológica es el barrio Green de la Estancia La Magdalena, en Canning, al sur del conurbano bonaerense. Si bien La Magdalena contempla cuatro barrios, el Green, nació exclusivamente bajo el concepto sustentable, mientras que los otros están en un proceso de reconversión hacia lo ecofriendly. La reconversión involucra tratamiento de basura, reemplazo de los juegos de la plaza por material reciclable e instalación de termotanques solares.

En tanto, el barrio sustentable contempla 245 lotes y está construyéndose como un country ecológico. “Fomentamos la sustentabilidad y autonomía energética, por eso habrá energía solar”, afirmó Leonardo Rocco, presidente de Sat Group, empresa que tiene a cargo el desarrollo el barrio La Magdalena.

Además de un tratamiento de trabajo con la comunidad con basura y reciclaje, huertas orgánicas y producciones de vivero para uso interno, desde lo arquitectónico se fomentará que las casas utilicen material que tenga en cuenta el medio ambiente.

Según contó Rocco, en dos años el proyecto estará en condiciones para que la gente construya, y la demanda es alta. “Tenemos más del 30 por ciento vendido”, aclaró.

“Hay un cambio cultural y filosófico que es más rápido de lo que uno cree”, dijo y añadió que hay un gran interés por el barrio autosustentable, más que nada en las generaciones de entre 20 y 35 años.

Por  |